Una clave para mantener el peso: dormir en oscuridad absoluta.

Por Amanda Chan

Traducción Bárbara Barrera